jueves, 25 de mayo de 2017

Tú, Mujer





Mujer que
De tus adentros han venido.

Mujer que
Les has dado comida y cobijo.

Mujer que
En tus brazos han estado
Recibieron más de ti que de cualquier otro ser,
Impregnada de amor
Tu motor es admirable e inspirador.
Las manos serviles y sumisas
No conducen hacia la buena confianza.

Tú que
Los distes a luz,
Los llevabas en tu falda y
Entre arrumacos se refugiaban

¡Levántate!

Muestra tu valía,
En tus victorias erradica el miedo,
La baja autoestima,
La poca creencia.

¡Impúlsate!

Anima a los tuyos
Protege pero
Genera amor y cariño
En el amor se acopian los buenos sentimientos y
La igualdad.

Sea hombre o mujer,

Siempre serán tus hijos. 

jueves, 18 de mayo de 2017

Reconstituyente

¡HOLA, mis seguidores, lectores habituales y nuevos lectores!



Mientras comenzamos los días estampando en despertador, tomando nuestro reconstituyente, acicalándose de manera en que todo tome forma para el día que toca, el pensamiento está en calma y no es hasta ya habiendo tomando nuestro energético que empezamos a hilar pensamientos.

No tengo ganas de este dia” o por el contrario “Hoy voy a ir a por todas” la mente se encarga de disponer un dia adecuado para la situación. No son solo nuestros actos, sino la actitud que tomemos ante el día que enfrentamos.

Cuando salimos al otro lado de la puerta, nadie nos asegura que todo irá como queremos, pero la certeza de que puede y debe es una esperanza.

Emprendo el camino, con mi actual visión del día: cielo azul, nubes dispersas, apenas unas pocas personas por el barrio, los mismos de siempre, las miradas curiosas de siempre. Sí, es un nuevo día, que se parece al anterior.

Con frecuencia percibimos que los días son iguales, pero la diferencia está en todo lo que haces y cómo lo haces.

Mientras el <<hábito hace al monje>>, repetimos casi con acopio, creemos que nuestra vida es la misma en nuestro en los más integro de nosotros, mas todos los días tenemos un pensamiento distinto, que nos hace pensar cosas diferentes, ¿Qué nos hace pensar que nuestros actos son los mismos? ¿La monotonía?

Nuestro cuerpo y mente, siempre actua cada dia de una manera distinta que puede parecernos iguales y como añadido siempre estamos en constante cambio pero si quieres una vida diferente, no hagas las mismas cosas, salte un poco de la norma, de lo establecido.


…y mientras caminas por un nuevo sendero, pensarás en todo y nada, mientras camines saludarás a alguien nuevo, las miradas casi imposibles de obviar, serán diferentes , mientras ocupas otro campo de visión todo se inspecciona, se observa, se añade al carro, porque tras el paseo que hoy has recorrido, nuevos sentimientos y pensamientos, ocuparán tu nuevo <<ahora>>. En consecuencia, un nuevo día.

miércoles, 17 de mayo de 2017

Similitudes descartadas


¡HOLA, mis seguidores, lectores habituales y nuevos lectores!




Si tanta falta nos hacemos, 
¿Por qué actuar indiferentes a los hilos que nos unen?
¿Será que el dolor es más fuerte que 
Una palabra de aliento que nos pueda reconciliar?

Debería reconfortarte, 
Deberíamos ser la unión del buen hacer.

Me dueles cuando 
Me hieres con tus sin sentir 

-¡Deberías rectificar! 
-No, ¡tú!

Si tanto nos acogemos cuando estamos juntas
¿Por qué envestir la relación con palabras hirientes, 
Con palabras mal sonantes, 
Con el rencor que comienza a hacerse notar cuando 
Una lágrima rueda por nuestra mejilla? 

¿Será que somos más iguales de lo que insinuamos?

Pude recuperarme de un vacío gracias a ti, 
Dejaste de llorar debido a mis palabras. 

Conservemos lo que nos proporcionamos 
Démonos la mano 
Acariciémonos los corazones
Amansemos las malas vibraciones
Alegrémonos por el buen por venir de una o de otra.

Qué difícil es a veces mostrarse claro , en calma… 
Sin la turbieza de las tempestades…

Salimos a lo torero, 
Olvidando que las dos, 
Estamos conectadas por un mismo propósito, 
Ser felices

martes, 16 de mayo de 2017

Detrás del telón


¡HOLA, mis seguidores, lectores habituales y nuevos lectores!


Se discierne en su forma de caminar: pasos lentos, endebles, cortos, desproporcionados, algo inquietos y en su quietud el nerviosismo que surca su ánimo. 
Si su mundo se trastoca, suele callar, comienza la lucha con la razón y lo que debería ser correcto. No hay cosa que no pase por su mente. Los enredos de la vida la sacuden punzando su autoestima. 

¿Por qué debería de ser diferente?

Muy en su interior: anidan las ganas de florecer, de ser descubierta, de ser reconocida por sus dotes de artista, las ganas y la torpeza de la novedad mezclado con el ser primeriza en todo lo que le acontece, es cuanto más una aventura que además la enriquecerá pero su intachable timidez y sus inseguridades, le impiden verse y mostrarse, no comprende que lo que tiene que cambiar no está en el exterior, sino en su interior. En ella ya ha florecido la mágia que la domina. En los recovecos de lo que anhela y desea.  Debería ser diferente pero en realidad las semillas están brotando en su interior, solo que es demasiado pequeña para que se la pueda apreciar con claridad.

No es solo lo que vales, sino lo que eres capaz de crear, cómo lo vives y cómo lo transmites. El conjunto de todo esto, harán la pócima perfecta para que cuando haya constancia, esmero y mimo, nazca en ella, lo que tras el telón se ha estado escondiendo. 

Todo llega” se suele decir, pero también, es cuestión de hacer que pase.

¿Y tú, quieres mostrar lo que hay detrás de tu telón?

lunes, 15 de mayo de 2017

Relato:La compañía de un viejo


¡HOLA, mis seguidores, lectores habituales y nuevos lectores!



Fue un día cualquiera, como otro cualquiera, quizás con algo de azul, y un poco del blanco del cielo ese tan endulzado. Los días en aquella casa saltaban de día en día como churros debido a la cháchara en las conversaciones más sencillas. Aquel hombre, cuyo nombre no recuerdo. Se le notaba que había tenido una vida dura, pero llena de sucesos dignos de ser relatos y puesto que el día los ahogábamos a golpe de limonada, mientras el sol hacia su función, comenzaba los días caminando de un lado a otro, por aquel jardín algo descuidado. El hombre, algo ya mayor, avivaba sus piernas de ese modo. Ahora que sus piernas no eran las de antes los paseos eran más cortos pero intensos, puede que algo torpes pero con convicción. 

No era un hombre cariñoso, sino tosco, algo cascarrabias, también tozudo, pero sabía calar a las personas con su vista de águila, sus palabras unas veces tajantes, otras punzantes pero que sin embargo, debajo de esa capa malhumorada, se escondía un corazón amable, curioso, noble y de palabra. 

Solía relatar la vida de su juventud, con una mujer en cada puerto y los amores de su vida pasada, comenzábamos la tarde. El narraba con deleite, mientras yo me sumergía en la Andalucía más antigua, con sus costumbres, los dichos más propios y con la insistente corrección del abuelo que no se despistaba ni un segundo de si prestaba atención o no. Aunque a veces le atosigaba a preguntas, con la excusa de hacer como que ya debería de saberlo, me lo volvía a explicar, cada vez con más lujo de detalle. Podía imaginar la vida de un hombre, pero también la dura vida de una mujer de por aquel entonces. Aunque quería mostrarse machista, en ningún momento mostró tal cosa hacia a mí. Todo lo contrario, me animaba a estudiar, a formarme, a tener un buen por venir, creo que creía en la igualdad pero que las costumbres del pasado le obligaban a aparentar lo contrario. 

Que de tardes pasábamos en el porche hablando, de la ciudad, de la gente, de la historia, de los trabajos… Y es verdad lo que dicen que… 

<<El que quiera saber, que se compre un viejo>>